Imagen o identidad corporativa, ¿qué es lo correcto?

 

Al tener en mente la idea de crear un negocio pensamos primero en el nombre que le vamos a poner y la imagen que queremos tener para ser reconocidos en el mercado por nuestros posibles clientes, pero iniciar un proyecto como emprendedor va más allá de saber el giro al que nos vamos a enfocar y el nombre que le vamos a dar; va realmente a la construcción de una marca que nos permite tener una identidad.

Como individuos tenemos una identidad que permite identificarnos y diferenciarnos del resto de los seres humanos, esta identidad nos define, determina nuestros rasgos y caracteriza en lo que somos y lo que nos hace únicos y diferentes del resto de la población. La identidad nos proporciona una imagen que refleja la personalidad y que va a ser lo que los demás captan de nosotros, lo que estamos transmitiendo y refleja lo que somos, que da como resultado el reconocimiento de uno mismo y de los otros.

Hablando ya en términos organizacionales, muchas personas confunden los conceptos de imagen corporativa e identidad corporativa, creen que significan lo mismo y al momento de pensar en su identidad, se limitan solamente a realizar la creación de una imagen que da el reconocimiento mental de su marca o producto, en sus posibles clientes, pero no está realmente desarrollando una identidad que le permita consolidarse y distinguirse de las demás marcas. Explicaré la diferencia entre ambos términos para aclarar lo que digo.

La identidad corporativa incluye todo lo referente al nombre de la empresa o institución,este nombre debe ser escogido con mucho cuidado, ya que es lo que va a permanecer en la mente de nuestros clientes potenciales, y de toda persona que tenga contacto con nuestra organización, por ello se debe escoger un nombre atractivo y fácil de pronunciar para que quede en el recuerdo de quien lo vea o escuche.

 

Para lograr lo antes dicho se deben usar algunos recursos visuales y psicológicos que permitan combinar la identidad verbal (refiriéndonos al nombre seleccionado), con la identidad visual como logotipo, imagotipo, las combinaciones de color, tipografía, los códigos de conducta y la forma de comunicación de la marca. En síntesis se puede decir que la identidad de una empresa se da por el nombre y la imagen que proyectamos a nuestro público, ya que esto permite la asociación de todos estos elementos juntos o por separado con lo que verdaderamente es la marca, integrando la filosofía, valores y cultura corporativa.

Debido a esto es importante saber seleccionar cada uno de los elementos que vamos a integrar y el cómo los vamos a integrar para dar a conocer la identidad visual y verbal de nuestro negocio, se debe tener en cuenta que a través de estos se va a generar un impacto al receptor y por medio de estímulos desarrollados con la combinación coherente de los elementos elegidos, se logrará el reconocimiento y la permanencia en cada individuo y de ahí se crea la opinión que el cliente se forma de la empresa logrando la aceptación o rechazo hacia ella.

Por otro lado la imagen corporativa se refiere a la definición mental que el individuo realiza de la organización, es la forma en que las personas perciben la marca de acuerdo a sus experiencias directas o indirectas y lo que va a permitir la consolidación de la marca y la fidelización con los productos o servicios que se ofrecen. La imagen corporativa se da de forma individual y puede ser explicada de diferentes formas, con un mismo negocio, todo depende de la forma en la que fue recibida y percibida por el público.

Una buena imagen da como resultado el buen posicionamiento del producto o servicio que se ofrece, es importante que tanto empresas como clientes distingan entre lo que es la identidad y la imagen corporativa, por este motivo todos los elementos que sean usados para crear cada una, deben funcionar como parte de un todo y así se entienda qué es lo que se quiere ofrecer y qué es lo que se quiere consumir.

Por medio de la imagen corporativa se transmite al público qué tipo de negocio eres, así que al crearla debes de pensar con qué adjetivos quieres ser percibido y recordado, con qué tipo de lenguaje te vas a dirigir a tus clientes, el medio por el cual quieres dirigirte a ellos y con qué otro tipo de empresas vas a querer que te relacionen.

¿Cómo desarrollar la identidad e imagen de tu propio negocio?

Si quieres dejar de ser un godín y emprender tu propio negocio, pero no sabes como plasmar en una imagen lo que quieres vender transmitir lo que será tu empresa, te recomiendo que acudas con un profesional que te ayude a aterrizar todas tus ideas y así poder dirigirte de una manera adecuada a tus posibles consumidores, pero sino tienes el dinero suficiente, en un inicio, para acudir con un experto entonces primero debes plantearte qué es lo qué quieres ofrecer al público, me refiero a qué vas a vender si un producto o un servicio y de qué tipo va a ser. Teniendo esto establecido busca el nombre con el cual quieres ser identificado y relacionado en el mercado.

Ya que tienes el nombre de tu negocio busca una imagen o gráfico que se relacione con aquello que elegiste como identidad verbal, para el nombre de tu negocio busca una tipografía que refleje aquello que nombras, te recomiendo que sea una simple que sea fácil de leer y que no sea tomada sólo por gusto, recuerda que es un elemento que te ayudará a diferenciarte de la competencia. Selecciona los colores de acuerdo a lo que quieres transmitir, debes tomar en cuenta que cada color dice algo diferente y es muy importante saber su significado para poder transmitir adecuadamente lo que eres como organización.

Toma en cuenta que para todo hay tendencias y es necesario mantenerse actualizado en estas para así captar mejor la atención del público, de acuerdo a la segmentación del mercado al que te quieres dirigir. En cuestión de diseño se han implementado recursos que permiten identificar un gráfico con la marca, sin la necesidad de utilizar letras que mencionen el nombre de la misma, pues la relación con el receptor se logró.

En tus gráficos o logotipo utiliza efectos que resulten atractivos y den mejores acabados a tu identidad visual, recuerda que lo importante es conectar y crear una relación con tus clientes, así que busca colores, letras y efectos que te lo permitan con facilidad. Dentro de las tendencias que se están generando se destaca la simplificación de los elementos visuales, la presentación clara de la marca sin necesidad de resaltar con tamaños o distintivos, el nombre o logotipo; por ejemplo hay páginas web en el que el logotipo no tiene gran tamaño, pero se reconoce por los colores o la tipografía que utiliza para presentar la información, reforzando así su identidad corporativa.

Si ya cuentas con tu negocio y este ya tiene nombre y un logotipo en el mercado, pero consideras que ya no es del todo efectivo para la relación con tus clientes y futuros consumidores, tienes siempre la opción renovar tu identidad e imagen y así consolidarte en el mercado, reforzando tu marca y generando mejor aceptación con tu público meta. No tengas miedo a innovar, siempre un cambio es positivo para el avance de toda organización, pues permite el crecimiento y la visualización de nuevos objetivos.

Recientemente hemos visto la renovación de logotipos de marcas con gran trayectoria en el mercado, y aunque unos fueron recibidos con gran aceptación; otros no tanto y generaron descontento en el público. Es importante para todo tipo de negocio, sea grande o pequeño, mantenerse actualizado a las tendencias que se van generando, ya que esto va a crear una mejor relación e impacto con los clientes y va a permitir que las nuevas generaciones se interesen en tu marca, aunque aclaro, no es algo obligatorio que se deba realizar.

A continuación te dejo algunos aspectos que se están usando dentro de las tendencias para los logotipos.

1. Haz uso del espacio negativo, aprovechando así todo el espacio que tenemos generando formas haciendo un diseño original.

2. Combina dos colores, dando sencillez y originalidad si se hacen las combinaciones adecuadas.

3. Utiliza degradados siempre y cuando estén justificados y expresen algo en la imagen.

4. Desarrolla tu propia tipografía, si es posible, para así darle un toque original a tu marca.

5. Vuelve tu imagen plana, pero dando la sensación de ser tridimensional, esto se logra convirtiéndola en polígonos y usando un degradado monocromático.

6. Otra forma es utilizar figura geométricas creando una superposición de las mismas, ya sea dando el efecto de sombra o el de movimiento, apóyate de la combinación de colores que darán el contraste para lograr la fuerza en la imagen.

7. Sino te gustan ninguna de las formas anteriormente recomendadas, puedes utilizar logos dibujados con líneas, puede ser una imagen dibujada a una sola línea o la composición de varias, es recomendable que para este tipo de imágenes se use un solo color o en su defecto dos para crear un contraste.

Espero te hayan servido estas recomendaciones y si estás en el proceso de creación de tu propio negocio, no olvides que identidad e imagen corporativa no son lo mismo y para crear una mejor relación con tus clientes, debes considerar la integración de ambas para un mejor posicionameinto.